DAVID GYSEL LENK, FOTÓGRAFO,

NEW ORK INSTITUTE OF PHOTOGRAPHY (2004), EE.UU. DIPLOMADO EN ARTE, MENCIÓN FOTOGRAFÍA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA (2009), CHILE. DESDE UN PRINCIPIO SE HA ENFOCADO EN LA FOTOGRAFÍA DE PAISAJES, FLORA Y FAUNA DE CHILE, BUSCANDO PAISAJES DESCONOCIDOS Y NUEVAS VISTAS DE LUGARES CONOCIDOS. EDITA, CON FOTOGRAFÍAS PROPIAS, EL CALENDARIO DE PAISAJES “CHILE DESCONOCIDO” (DESDE 2005).

 

DavidConocido (2015)

Redactar algo sobre el propio hermano es algo muy especial. No solamente porque uno ha compartido parte del camino, ha dejado sus marcas, se ha esforzado también, se han celebrado los logros y de este modo uno también ha llegado ser parte de su historia, sino también porque uno se siente orgulloso de tener un hermano mayor que se ha atrevido a elegir este camino como artista y quien ahora usa la casa como depósito de sus calendarios. 

Hay niños quienes ya saben cuando recién empiezan a hablar cual profesión elegirán‚ y 25 años después también lo realizan‚ o no lo hacen! El interés de David en la fotografía ya se estaba desarrollando desde chico. Pero ganarse la vida trabajando como fotógrafo esto no se había imaginado. Mejor correr al lado de Schuhmacher en la formula uno o elevándose en aviones al cielo como piloto‚ pero cuando el cuando le regalaron al papa un equipo fotográfico completo las cosas cambiaron. Saco las primeras fotos y nació el interés por la fotografía‚ y finalmente se integró en el taller extra programático de fotografía. La Señora Jösch consulto alguna vez durante este taller quien de los participantes podría imaginarse hacer de la fotografía su profesión. Y entonces David comenzó a reflexionar: la fotografiá se necesita en todas partes, es muy variada‚ si saco fotos de la naturaleza entonces puedo pasar mucho tiempo al aire libre‚ Flores, deportes, teatro, retratos. David saca fotos de todo durante su enseñanza media. Ahora esta trabajando en un proyecto de la Iglesia Luterana en Chile (ILCH) para tener un archivo fotográfico de los templos, de las comunidades y de las personas. Arquitectura, paisajes, retratos. En uno de sus encargos para Ultramar incluso se cumplió un sueño de su infancia: pudo tomar el control del avión. La primera de probablemente muchas horas de vuelo. Desde hace algunos años esta trabajando con una oficina de viajes fotográficos suiza‚ alemana, son dos o tres semanas de viaje por la Patagonia o, tal como en el año pasado, por el Perú, Bolivia y el norte de Chile. De nuevo sintió toda la fascinación por lo variado que es la fotografía. Ciudades, personas, paisajes, animales: todos tienen diferentes características, colores, formas que se pueden captar por el lente y que hay que tomar en cuenta. Y en todo este proceso uno también aprende mucho, no solamente es un proceso de maduración para el ojo fotográfico sino también significa aprender mucho de los objetos que es enmarcado.

Y ahora mi parte favorita: cuando le consulte a David, si hay alguna vivencia que tiene presente en sus recuerdos entonces menciona un paseo / una excursión en común al Parque Nacional Conguillio‚ cerca de Temuco, con ocasión del 21 de mayo de 2013. Cuando partimos un día miércoles el pronostico del tiempo no era muy favorable. Lluvia hasta el día viernes. Si uno sale con la carpa entonces tres días de lluvia no son tan bienvenidos. Pero durante los primeros días igualmente pudimos conocer el parque, caminando por allí y por allá haciéndonos una idea como sería sin nubes. En las mañanas cuando salimos de la carpa hacía un frío‚ realmente. El agua sobre la carpa estaba congelada. David estaba contento que tenía como (estoy citando)‚”acompañante paciente‚ a su hermana menor. El último día esperamos la hora azul para poder fotografiar el volcán con buenas condiciones de luz pero sin sombras. Entonces antes del amanecer ya estábamos de pie, o sea sobre nuestros pies congelados. Finalmente llegó el momento anhelado. El juego de los colores, las nubes que estaban despejando, las sombras, el aire. Fue muy especial poder experimentar la naturaleza de esta manera. Lo que habíamos esperado por fin se había realizado.

Pero volvamos para mirar desde más cerca este camino para llegar a ser fotógrafo. La decisión no fue tan sencilla. Después de terminar la enseñanza media, en el año 1999, estudio comercio exterior en el INSALCO, con la correspondiente practica en la conocida empresa Bayer. Como estudiante trilingue la carrera profesional estaba asegurada. Cada mes el dinero en la cuenta corriente, regularmente y constantemente. Y, además… ‚¿Quien sabe si tengo las suficientes capacidades para llegar a ser profesional? Estas reflexiones pasaron por su mente. Cierto, había ganado el premio en un concurso fotográfico del colegio, pero‚ ¿sería suficiente? Claro, Norbert Seebach formaba parte del jurado, entonces‚ entonces primero INSALCO. Algo seguro y firme bajo los pies en caso de que no resultara. Pero rápidamente la oficina se le hizo muy estrecha y la decisión de estudiar fotografía, el aire libre más atractivo que el humo de los cigarrillos en la oficina. New York Institute of Photography, 2003 hasta 2005, David realizó un estudio a distancia, con casetes, VHS y por envío postal. Entremedio trabajando como guía turístico en Viventura, y, a la edad de 21 años, viajar por el país, observando desde San Pedro, hasta la Patagonia por el famoso lente. También de manera particular descubrió diferentes lugares: esta vez con la hermana mayor, con Priska, en bicicleta por el desierto florido, con un amigo por la carretera austral, con el hermano menor, Joni por la región de los Lagos, en Chile y en Argentina. Aquí saco las fotos para el primer calendario que David todavía imprimió como fotografiás en papel fotográfico. De este modo no solamente evolución el diseño del calendario sino también el fotógrafo mismo. Su manera de mirar ha madurado, percibe cosas que otros no ven, no solamente al observar de la naturaleza sino también a los hombres. Sus fotos reflejan tranquilidad, tal como su personalidad.

Una persona evoluciona hasta el fin de sus días y así también David quiere seguir adelante. Más tiempo para descubrir y conocer la naturaleza, viajar con otros fotógrafos y algo nuevo quisiera probar: videos de la naturaleza.

Quisiéramos terminar con su lema: Entonces Dios dijo: «¡Que haya luz!»‚ Y hubo luz. (Génesis 1,3) Mis fotos deberían despertar emociones, sentimientos en el observador, las ganas para conocer estos lugares, por su propia cuenta, querer colaborar en la protección de la naturaleza. Quisiera motivar la reflexión personal, ¿como se formaron estas montañas, estos bosques? Quisiera regalarles a las personas, al mirar el calendario, una pausa en el diario vivir laboral.

Fotografiar los aspectos positivos y momentos memorables. Noticias malas, hay muchos encargados de eso, suficiente con eso.

This is a demo store for testing purposes — no orders shall be fulfilled. Dismiss